Scientist with Test Tubes

Diagnóstico Genético Preimplantacional
DGP
​​

Mejor selección embrionaria

Evidentemente, el objetivo principal del DGP es detectar los embriones genéticamente sanos. Por tanto, ya directamente se pueden descartar aquellos con mutaciones o aneuploidias que, sin este análisis genético, podrían confundirse y transferirse a la madre, lo cual daría lugar a un fallo de implantación, aborto o nacimiento de niño enfermo.

Menor riesgo de abortos

Algunas alteraciones cromosómicas permiten que el embrión implante, pero después de varias semanas de desarrollo acaban en un aborto espontáneo al no tener la dotación genética correcta.

Mayor tasa de embarazo

Ya que se evitan los embriones que dan lugar a fallos de implantación repetidos.

Menor número de tratamientos de FIV

El DGP permite "acertar" en la selección del embrión con mayor capacidad de implantación y que puede dar lugar a un bebé sano. Por tanto, el número de transferencias fallidas se reduce, al igual que el tiempo para conseguir un embarazo.

Mayor tranquilidad de los pacientes

el DGP consigue eliminar la incertidumbre de si el embrión será bueno o no. Además, una vez conseguido el positivo, la mujer también se siente más relajada al saber que el embrión es viable y el riesgo de aborto mucho menor.

¿Qué es el DGP?

Permite la detección precoz de enfermedades genéticas graves, las cuales pueden transmitirse a la descendencia si los padres son portadores o enfermos. En general, se trata de enfermedades hereditarias monogénicas como el Síndrome X-frágil, la enfermedad de Huntingon y la distrofia muscular.

Cribado genético preimplantacional o PGS

También llamado screening de aneuploidías. En este caso, se identifican alteraciones en el número o en la estructura de los cromosomas. La enfermedad cromosómica más conocida es el síndrome de Down.

En función de si se pretenden detectar alteraciones genéticas o cromosómicas, las técnicas para el análisis del ADN de los embriones serán diferentes.

 

¿Cuándo hacer un DGP?

 

Los especialistas en genética y fertilidad aconsejarán llevar a cabo un DGP para tener un hijo en los siguientes casos:

  • Cuando los progenitores, o al menos uno de ellos, son portadores de alguna enfermedad genética hereditaria.

  • Cuando los progenitores, o al menos uno de ellos, tienen el cariotipo (estudio cromosómico) alterado. Por ejemplo, pueden ser portadores de translocaciones o inversiones cromosómicas.

  • Cuando los progenitores ya tienen un hijo enfermo por alguna enfermedad que precisa un trasplante de células sanguíneas y deciden tener otro hijo sano y compatible. Es lo que se conoce como bebé medicamento.

  • Después de varios fracasos repetidos en los ciclos de FIV.

  • Tras varios fallos de implantación embrionaria.

  • Cuando existen abortos de repetición.

  • Cuando la mujer tiene edad materna avanzada (se recomienda a mujeres de más de 38-40 años).

  • Si hay antecedentes de un embarazo aneuploide (número incorrecto de cromosomas).

  • En casos concretos de esterilidad masculina, cuando se requiere la obtención de espermatozoides del epidídimo o del testículo, por ejemplo.

 

 

Beneficios del DGP

 

Las personas que deciden hacer un DGP durante la búsqueda del embarazo pueden lograr los siguientes beneficios: